Valorar los riesgos de la inversión

Invertir siempre supone algún elemento de riesgo, y como tal, no puede evitarse totalmente. Lo mejor que pueden hacer los inversores es gestionar el riesgo. Aquí presentamos cuatro principios que le ayudarán a hacerlo:

Number_1Invertir en fondos

Un fondo está gestionado por un gestor que puede repartir la inversión entre diferentes compañías, sectores y, en algunos casos, regiones. A los fondos que invierten en bienes inmuebles o bonos se les aplican principios similares. Puesto que la probabilidad de que todas estas inversiones vayan mal a la vez es baja, invertir en un fondo puede ayudar a gestionar el riesgo.

Los beneficios de invertir en un fondo:

  • El riesgo de la inversión se reduce, puesto que no se depende de la suerte de una sola compañía, gobierno o inmueble.
  • El coste de invertir en un fondo puede ser con frecuencia menor que el de comprar acciones o deuda de forma aislada. Esto se debe a que los costes son generalmente más bajos, cuanto mayores son las cantidades implicadas.
  • Un gestor de fondos experimentado puede seleccionar y gestionar los activos en nombre del inversor.

El valor de las inversiones fluctuará, por lo que el precio de los fondos puede subir o bajar, y es posible que no recupere la inversión inicial.

Number_2Diversificar

Igual que en un fondo de inversión, la cartera de un inversor debe ser una combinación de inversiones. El inversor puede querer construir una cartera que incluye inversiones de alto riesgo, como la renta variable, y otras de más bajo riesgo, como la renta fija, los bienes inmuebles o incluso el efectivo. Esto se debe a que los diferentes tipos de inversiones y bonos individuales o fondos de renta variable subirán y bajarán en momentos diferentes y a distinto ritmo. Por tanto, la rentabilidad general de la cartera puede ser más constante. El balance concreto de la cartera probablemente dependerá de la actitud del inversor frente al riesgo, su edad y sus objetivos financieros.

Number_3Invertir a largo plazo

Lo ideal es que el inversor planifique la inversión a largo plazo. Los mercados financieros pueden experimentar periodos de extrema turbulencia provocados por sucesos catastróficos o por el comportamiento errático de los inversores. Muchas inversiones han podido sufrir sacudidas, pero históricamente, los mercados tienden a recuperarse y por ello, es mejor adoptar un punto de vista a largo plazo.

Number_4Invertir de forma regular

Invertir con intervalos regulares también puede ser una buena idea, porque los mercados suben y bajan todos al mismo tiempo. Cuando los precios del mercado son bajos, por el mismo dinero pueden comprarse un mayor número de acciones o bonos. En otros momentos, cuando el mercado está alto, se produce lo contrario. Comprar continuadamente en las subidas y bajadas significa que el precio medio puede ser más bajo que si se invierte una suma de una sola vez. Desde luego, cuando el mercado cae, la inversión existente valdrá menos. Pero, a lo largo del tiempo, las inversiones regulares pueden ayudar a suavizar los altibajos del mercado.

El valor de las inversiones fluctuará, por lo que el precio de los fondos puede subir o bajar, y es posible que no recupere la inversión inicial. Las fluctuaciones del tipo de cambio de divisas afectarán al valor de la inversión. Las rentabilidades pasadas no son un indicativo de las rentabilidades futuras.

¿Necesita más información?