Invertir durante la jubilación: ¿existe espacio para el crecimiento?

25/01/2019

Consulte nuestro glosario para una explicación de los términos de inversión empleados en este artículo.

A lo largo de los años y décadas en los que ha ido acumulando su patrimonio, lo más probable es que su principal objetivo haya sido el crecimiento, buscando maximizar el valor de sus ahorros.

Durante la jubilación, sin embargo, su prioridad podría pasar a ser la obtención de una renta de sus inversiones, en lugar de intentar que su capital siga creciendo. Después de todo, un flujo adicional de ingresos podría ayudarle a hacer realidad sus ambiciones.

Pero incluso si da usted prioridad a la renta, podría tener sentido mantener una porción de sus inversiones generando rentabilidad, en busca de crecimiento. Esto quizá pueda sonar contraintuitivo, pero a continuación le presentamos cuatro formas de lograrlo.

Batir a la inflación

La inflación es la enemiga de todo ahorrador, pero sobre todo de quienes dependen de sus ahorros e inversiones para obtener ingresos. Si su rentabilidad no sube al mismo tiempo que los precios de los bienes y servicios, el valor real de su capital disminuirá.

Invirtiendo parte de su cartera en busca de crecimiento, puede compensar los efectos erosivos de la inflación si tiene éxito. Al fin y al cabo, el valor de los activos suele subir si gozan de demanda o mejoran sus perspectivas, aunque a la hora de invertir nunca existen garantías.

Diversificar enfoques

Con frecuencia, enfoques de inversión distintos registran rentabilidades diferentes bajo las mismas circunstancias. Por ejemplo, las estrategias más ambiciosas orientadas al crecimiento tienden a generar resultados más cíclicos que ciertos enfoques de reparto: suelen destacarse en fases bursátiles alcistas, y rezagarse cuando los inversores se muestran más pesimistas.

De este modo, asignar una parte de su cartera a estrategias de crecimiento más potentes podría servir de contrapeso para activos sobrios que generen renta, siempre que acepte los mayores riesgos que conlleva perseguir el crecimiento del capital. En general, cuanto más riesgo asuma, mayor será el crecimiento (o caída) potencial del valor de su inversión.

Evitar el FOMO

Tal vez no haya oído hablar del acrónimo anglosajón FOMO – de fear of missing out, el «miedo a perderse algo»– pero sin duda conocerá las plataformas sociales en las que este concepto es habitual. Las empresas tecnológicas que las han desarrollado han figurado entre las acciones más exitosas de la última década.

Sin embargo, quien haya invertido exclusivamente en busca de renta se habrá perdido completamente este enorme crecimiento: las compañías emergentes –y no solo en el sector tecnológico– rara vez reparten liquidez a sus accionistas en forma de dividendos, ya que reinvierten su beneficio (de generar alguno) para potenciar su crecimiento futuro.

Invertir parte de su cartera en compañías con perspectivas de crecimiento a largo plazo podría permitirle evitar el miedo a perderse oportunidades futuras.

Dejar un legado

Si tiene en mente a las generaciones futuras en algunas de sus inversiones, podría tener sentido adoptar un enfoque más largoplacista y dar a ese capital más oportunidades para crecer.

Si invierte para alguien más joven, es más probable que su horizonte de inversión se mida en décadas, y no en meses. Por consiguiente, debería poder adoptar una visión a muy largo plazo y dar prioridad al crecimiento del patrimonio de cara al futuro, ignorando las fluctuaciones a corto que experimentarán inevitablemente los activos, así como cualquier consideración de generación de renta.

Así, en función de su horizonte de inversión y su actitud frente al riesgo, las estrategias de inversión que persiguen el crecimiento del capital podrían realizar una contribución valiosa a su seguridad financiera a largo plazo, y posiblemente a la de su familia.

No podemos ofrecerle asesoramiento financiero. Si no está seguro de que su inversión sea apropiada, consúltelo con su asesor financiero. Los puntos de vista expresados en este documento no deben considerarse como una recomendación, asesoramiento o previsión. El valor de las inversiones sube y baja. Así el valor de su patrimonio fluctuará con el tiempo y cabe la posibilidad de que no recupere usted la suma invertida originalmente.

Esta información no constituye una oferta ni un ofrecimiento para la adquisición de acciones de inversión en cualquiera de los fondos de M&G. Promoción financiera publicada por M&G International Investments S.A. Domicilio social: 16, Boulevard Royal, L-2449, Luxembourg.