La información que aparece en este sitio web está destinada únicamente a inversores profesionales/asesores financieros.

La información que contienen estas páginas no debe ser utilizada por inversores particulares.

Le recomendamos que lea nuestros “Términos y Condiciones” antes de navegar por el sitio web.

Por favor, haga click en el link que aparece a continuacion para confirmar si es usted un inversor profesional / asesor financiero.

Audiencia/perfil

El porqué de un enfoque ESG en deuda emergente

08/06/2020

ESG_EM

Claudia Calich, Directora de renta fija de mercados emergentes en M&G

Tradicionalmente, la renta fija de mercados emergentes (ME) ha ofrecido a los inversores potencial de crecimiento atractivo y ventajas de diversificación. Desde un punto de vista macroeconómico, además, la expansión del universo emergente ha continuado: mientras que los mercados desarrollados han crecido a bajo ritmo, las economías emergentes han aportado una proporción cada vez más grande del crecimiento del PIB mundial. Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), estos países representaban un 40% del PIB global en 2019 en dólares estadounidenses a precios actuales.

Por supuesto, debemos reconocer la amenaza que representa la pandemia de COVID-19 para el crecimiento mundial, que seguramente provocará un marcado descenso de la producción global en 2020 del que podrían resentirse especialmente las naciones emergentes. No obstante, pese a la enorme incertidumbre y lo fluido de la situación, no creemos que el papel de los ME como motor de crecimiento global vaya a verse afectado de medio a largo plazo.

Incorporar la evaluación ESG en los ME

La renta fija emergente ofrece un conjunto de oportunidades muy diversificado en términos de regiones, divisas, sectores de actividad, calidades crediticias y vencimientos. Compuesto de deuda soberana y corporativa denominada en moneda local y en divisa fuerte, el universo total alcanza los 24,5 billones de dólares, que representan aproximadamente un 22% del mercado de renta fija global.

El abanico de condiciones económicas y políticas diferentes en los países emergentes ofrece oportunidades y ventajas de diversificación adicionales. A la hora de invertir en renta fija emergente solemos identificar ciclos económicos diferenciados, y optamos por la estrategia más adecuada para el entorno específico de cada país. Además del análisis de valoraciones, el posicionamiento de cartera en los países que seleccionamos refleja nuestra expectativa de lo bien o no que podrán responder los emisores soberanos y corporativos a cambios en estos ciclos.

De este modo tratamos de añadir exposición en el momento oportuno, seleccionando el punto de inflexión para capturar potencial al alza, o de reducirla si consideramos que aumenta el riesgo de caídas. Este proceso también refleja nuestra creencia de que un mandato muy flexible es crucial para explotar el rango completo de oportunidades que ofrecen las clases de activos de deuda soberana y corporativa de mercados emergentes, así como los mercados de divisas de estas regiones. En general, pensamos que no solo es posible encontrar oportunidades en economías que crecen o cuya situación está mejorando, sino también en aquellas que atraviesan fases difíciles y cuyo potencial todavía no está descontado en las valoraciones.

Los inversores deben ser conscientes de que invertir en mercados emergentes conlleva una mayor probabilidad de sufrir pérdidas debido a mayores riesgos políticos, fiscales, económicos, cambiarios, regulatorios y de liquidez, entre otros factores. Podrían surgir dificultades en la compra, venta, custodia o valoración de inversiones en tales países.

Junto a la rigurosa evaluación de las medidas financieras en el marco del análisis de deuda emergente, invertir en la clase de activos suele implicar riesgos adicionales de carácter político y jurisdiccional respecto a los mercados desarrollados. Consideramos esencial comprender y examinar a fondo todos los factores potenciales capaces de afectar al perfil crediticio de un emisor, sobre todo teniendo en cuenta que los países emergentes suelen tener menos flexibilidad financiera para soportar conmociones externas. Por consiguiente, nuestro enfoque de inversión incluye un análisis de aspectos medioambientales, sociales y de gobierno corporativo (ESG) que inciden de forma notable en los precios de la renta fija. En especial, prestamos atención a la trayectoria de estos factores ESG, al influir en las perspectivas de un emisor soberano o corporativo. A este respecto, vemos la evaluación de factores ESG como un importante complemento al análisis financiero tradicional, que contribuye a un análisis de crédito más exhaustivo y a decisiones de inversión mejor fundadas.

Si bien es cierto que los inversores han prestado tradicionalmente una mayor atención a los temas sociales y de gobierno corporativo, el pasado reciente revela que las consideraciones medioambientales no pueden ignorarse, sobre todo teniendo en cuenta la amenaza que representa el cambio climático.

El valor de los activos del fondo podría tanto aumentar como disminuir, lo cual provocará que el valor de su inversión se reduzca o se incremente. Es posible que no recupere la cantidad invertida inicialmente. Las rentabilidades pasadas no son un indicativo de las rentabilidades futuras.

Exclusivamente para inversores profesionales. Prohibida su posterior distribución. Ninguna otra persona o entidad debe utilizar la información contenida en el presente documento. Esta infor-mación no constituye una oferta ni un ofrecimiento para la adquisición de acciones de inversión en cualquiera de los fondos de M&G. Promoción financiera publicada por M&G International Invest-ments S.A. Domicilio social: 16, boulevard Royal, L-2449, Luxembourg.

Esta información se facilita únicamente para su uso personal y no sustituye al asesoramiento independiente; en ningún caso debe suministrarse a otra persona o entidad. Este sitio web está diseñado exclusivamente para su uso por parte de inversores profesionales.


El valor de los activos del fondo podrían tanto aumentar como disminuir, lo cual provocará que el valor de su inversión se reduzca o se incremente. Es posible que no recupere la cantidad invertida inicialmente.