La información que aparece en este sitio web está destinada únicamente a inversores profesionales/asesores financieros.

La información que contienen estas páginas no debe ser utilizada por inversores particulares.

Le recomendamos que lea nuestros “Términos y Condiciones” antes de navegar por el sitio web.

Por favor, haga click en el link que aparece a continuacion para confirmar si es usted un inversor profesional / asesor financiero.

Audiencia/perfil

Por qué las elecciones estadounidenses son relevantes para los mercados emergentes

02/11/2020

Dada la influencia global de EE. UU., el rumbo de su política económica y exterior con Biden o Trump determinará las perspectivas de los activos de los mercados emergentes

Exclusivamente para inversores profesionales

Mientras las economías de todo el mundo tratan de recuperarse de lo peor de la recesión provocada por la pandemia, se acerca una nueva fuente de incertidumbre para los mercados financieros globales: las elecciones presidenciales de EE. UU.

Puede que la pelea nacional por la Casa Blanca no tenga consecuencias evidentes para los activos de otras regiones. Sin embargo, dada la influencia de Estados Unidos, los pasos que siga pueden tener importantes efectos, especialmente para algunos mercados emergentes.

Cada resultado posible, desde que Joe Biden gane la presidencia ―con o sin mayoría de los demócratas en el Senado― a una victoria de Donald Trump que deje las cosas como están, podría deparar diferentes consecuencias para los mercados emergentes. El escenario que más temen los mercados sería la incertidumbre de una impugnación del resultado.

Potencia económica: el todopoderoso dólar

Greg Smith

EE. UU. tiene una enorme influencia económica en todo el mundo, no solo por su ingente economía, sino también porque emite la divisa global. Además, su gran mercado interno hace que otros países no puedan ignorar fácilmente la política comercial estadounidense.

El contexto económico de cara a las elecciones es el de recuperación de la recesión, con unos tipos de interés estadounidenses en mínimos históricos que se espera se mantengan bajos durante varios años. Uno u otro candidato a la presidencia probablemente deberá aprobar nuevas medidas de estímulo fiscal, cuando el estímulo monetario llegue a su límite. Sin embargo, el impacto del gasto público adicional dependerá de cuánto se gaste y en qué.

Biden podría optar por endeudarse más y dedicar el gasto a las personas con rentas bajas, lo que tendría un mayor efecto multiplicador e impulsaría la recuperación económica. Por el contrario, parece que Trump se inclina probablemente por rebajar más los impuestos, beneficiando a los segmentos con rentas más altas y propiciando una recuperación más lenta, aunque con una deuda federal inferior.

La naturaleza del estímulo fiscal determinará las rentabilidades (TIR) de los bonos de gobierno de EE. UU., muchos de los cuales ofrecen actualmente a los inversores TIR negativas ajustadas a inflación. Comparados con las rentabilidades (TIR) negativas de la deuda de los gobiernos desarrollados, los mercados emergentes de mayor rentabilidad parecen más atractivos.

Un factor importante para las divisas de los mercados emergentes es la relativa solidez del dólar estadounidense. Un dólar más débil impulsa la inversión en bonos de mercados emergentes denominados en divisa local. Aunque todavía no se sabe qué rumbo seguirá el dólar estadounidense tras las elecciones, el propio resultado electoral podría poner fin a parte de la incertidumbre que ha debilitado las divisas de los mercados emergentes antes de la votación.

Política exterior: ¿más dura o más blanda?

Los candidatos difieren más en cuanto a la política exterior. Como impositor de sanciones y proveedor de financiación, así como potencia militar global dominante, EE. UU. desempeña un papel destacado en la geopolítica. El liderazgo de EE. UU. también es fundamental para lograr avances al abordar los problemas globales, como demuestra su reciente ausencia de los esfuerzos internacionales para combatir el cambio climático.

Las tensas relaciones entre EE. UU. y China han generado riesgo para los activos de los mercados emergentes en los últimos años. Aunque la confrontación diplomática y comercial puede provenir de ambos partidos estadounidenses, una presidencia de Biden podría dar lugar a una política más previsible con respecto a China, con una mayor participación de expertos.

También podría alentar la vuelta a un enfoque más multilateral del desarrollo global que faculte y aporte recursos a instituciones como el Fondo Monetario Internacional para ayudar a los países con ingresos bajos.

Una presidencia de Biden también podría teñir de verde la política estadounidense, con los compromisos de volver a sumarse al Acuerdo de París sobre el clima y un objetivo de cero emisiones de carbono netas para el año 2050. La política climática de EE. UU. podría animar a otros actuar.

Entre los mercados emergentes, probablemente habrá ganadores y perdedores. Aunque una victoria de Biden probablemente revierta un reciente deterioro en las relaciones comerciales, por ejemplo, con México, podría ejercer presión sobre países con un comportamiento medioambiental deficiente, como Brasil. También podría endurecer las políticas con respecto a Rusia y Turquía.

La mayor fuente de incertidumbre será quizá para los países de Oriente Medio. Con Biden, EE. UU. podría afectar al acuerdo de producción de petróleo de la OPEP+, negociar con Irak y relajar las sanciones contra ese país, promoviendo al mismo tiempo medidas medioambientales en sus relaciones con países exportadores de petróleo.

La década de 2020

Gane quien gane en la Casa Blanca, es probable que las perspectivas a corto plazo para los mercados emergentes dependan sobre todo de la evolución de la COVID-19, al menos en 2021.

Las elecciones estadounidenses probablemente no provocarán ningún cambio importante de la noche a la mañana en otras regiones del mundo. Sin embargo, es casi seguro que determinarán los resultados para los inversores en activos de los mercados emergentes, aunque de forma sutil, durante los próximos cuatro años.

El valor y los ingresos de los activos del fondo podrían tanto aumentar como disminuir, lo cual provocará que el valor de su inversión se reduzca o se incremente. Es posible que no recupere la cantidad invertida inicialmente.

Los puntos de vista expresados en este documento no deben considerarse como una recomendación, asesoramiento o previsión. No podemos ofrecerle asesoramiento financiero. Si no está seguro de que su inversión sea apropiada, consúltelo con su asesor financiero.

Exclusivamente para inversores profesionales. Prohibida su posterior distribución. Ninguna otra persona o entidad debe utilizar la información contenida en el presente documento. Esta información no constituye una oferta ni un ofrecimiento para la adquisición de acciones de inversión en cualquiera de los fondos de M&G. Promoción financiera publicada por M&G International Investments S.A. Domicilio social: 16, boulevard Royal, L 2449, Luxembourg.

Esta información se facilita únicamente para su uso personal y no sustituye al asesoramiento independiente; en ningún caso debe suministrarse a otra persona o entidad. Este sitio web está diseñado exclusivamente para su uso por parte de inversores profesionales.


El valor de los activos del fondo podrían tanto aumentar como disminuir, lo cual provocará que el valor de su inversión se reduzca o se incremente. Es posible que no recupere la cantidad invertida inicialmente.